domingo, 7 de julio de 2013

En este momento la maldad tiene el control

El miércoles 03 de julio facilité una nueva Constelación del país y para desilusión de los participantes lo que nos fue mostrado no fue nada alentador...para no entrar en detalles de lo que vimos y sentimos ese día, les apunto sólo la conclusión del movimiento sistémico de ese día.

-La maldad se ha adueñado de todo.....la población está atada a un particular destino en el que la crueldad, la indiferencia y el desamor hacen de las suyas.

-El AMOR coquetea con los habitantes del país y NO LO QUEREMOS MIRAR. Dejamos a un lado los buenos sentimientos para imbuirnos en la crítica inútil, en la protesta sin resultados, en la discusión estéril que ocupa todo el día y parte de la noche y, en la desesperanza.

-De nuevo se muestra una desastre natural..que se convertiría en la razón de la UNIÓN del pueblo.

-El Presidente Maduro -a quien no se le notó enfermo- en su afán de mantener el poder obliga a los estudiantes a ponerse de su lado....y la oposición representada por H.Capriles en esta constelación presta todo su apoyo en el momento de una catástrofe natural.

-El Alma de Venezuela se mostró contaminada por la maldad, por energía sucia, oscura.

-Para el rescate de la libertad, de la paz, de la justicia y del amor, se ponen de manifiesto el Arcángel Metatrón y el serafín Arcángel San Miguel.... A ellos debemos pedirle desde el centro de nuestro corazón por la sanación del alma de Venezuela.

La recomendación es: Orar, orar, orar. Hacer mucha meditación diaria. Bajen y graben en sus teléfonos inteligentes la meditación de los corazones gemelos. Mediten, en sus casas y pongan a sonar la meditación con volumen suave en sus lugares de trabajo.
El mal se muestra, es ruidoso, hace daño, trae lágrimas, pero nunca se impondrá sobre el bien.!!! Los del lado oscuro siguen trabajando...es hora de redoblar el uso de nuestra energía, de nuestra luz!

Es hora de ser constantes, de no poner en duda nuestra FE en la Divinidad!


Atma Namasté!

Aquí les dejó la meditación corazones gemelos