lunes, 11 de julio de 2016

El Orden es previo al Amor

Casi puedo asegurar que quienes están leyendo esta publicación lo hicieron tras haberse sorprendido por un título tan "extraño" y nos los culpo. La memoria ancestral, la sociedad, las creencias religiosas (muchas de ellas limitantes), han impuesto una verdad que es discutible desde la práctica de Constelaciones Familiares: Que el amor todo lo puede, que el amor es lo primero; y para demostrarlo se hacen "sacrificios" que en nada ayudan al sistema y a resolver situaciones.

Antes del amor se impone el orden de manera tal que esa energía que mueve los hilos invisibles que nos atan a nuestra familia, pueda fluir entre los miembros del sistema, ya sea familiar, organizacional o planetario!

Este domingo, 10 de julio, facilité el cuarto módulo de la Formación en Constelaciones Familiares y, para esta jornada, como es costumbre, asistieron personas ajenas al entrenamiento para que les fuera aplicada la terapia. Fue un día maravilloso, repleto de sorpresas y fuertes aprendizajes; ratificamos que somos más que un cuerpo físico, que los ancestros se manifiestan a cada minuto de nuestras vidas, y que por amor ciego, por lealtad a los ancestros, somos capaces de repetir historias dolorosas y  quedarnos sin salir de ellas, para hacerlo diferente y escribir historias propias.

En esta práctica, los presentes pudieron comprobar aquello que Thea Schönfelder en los años 70´s de manera intuitiva, inició con grupos experimentales: el posicionamiento de los miembros de la familia en una constelación.

Bert Hellinger quien tomó clases con ella, diseñó su propio enfoque hasta dar forma a aquello que Thea había descubierto: la terapia Constelaciones Familiares, y dio estructura a los Órdenes del Amor o Leyes que rigen los sistemas (Ley de Pertenencia, Ley de Jerarquía y Ley de Compensación).

Este domingo, el campo mostró de nuevo e impresionó a los "primerizos" que, por formar parte, por pertenecer al clan del que venimos, somos capaces de sacrificar la propia felicidad, de asumir culpas que no nos pertenecen y que preferimos esto a buscar una solución. Estos son los lazos invisibles que nos atan a destinos tristes o trágicos, viviendo en "automático".

Pero, por qué el orden precede al amor? 

En todos los sistemas hay un orden que debemos respetar. Esta es la Ley de Jerarquía: los que llegan primero, van primero. Esto no tiene discusión. Antes de nosotros están nuestros padres, abuelos, bisabuelos y todas las generaciones previas. A ellos les agradecemos la vida, honramos y respetamos lo que hicieron por nosotros, sin enjuiciar ni querer cambiar nada.

Cuando alteramos el orden y nos creemos mejores o más grandes (soberbia) que nuestros padres o abuelos y nos ubicamos en un lugar que no nos corresponde, la vida nos muestra de diferentes maneras que estamos equivocados, que no somos más grandes que ellos y que debemos incluir a todos los miembros de la familia en nuestro corazón, pues cada integrante del sistema familiar tiene un lugar y que lo que les pasó, lo que hicieron con sus vidas es parte de la historia y no puede ser ocultada o cambiada. Las cosas son como son.

En Constelaciones se ordena el sistema familiar, dando a cada uno el lugar que le corresponde. Es una terapia de reconciliación!

Les dejo algunas de las fotos de este lindo día de aprendizajes y los invito a participar en estos vivenciales o asistir a sesión privada. Sólo deben enviar un correo a: dora.paredes@gmail.com y pedir una cita

Les deseo lo mejor!!

De izquierda a derecha: Edaly, Carolina, Dora y Rosalba

Un grupo genial lleno de buena vibra


Un ejercicio para entender como se mueven los sistemas

Un final feliz para mi colega periodista Lorena Labarca


Gracias a todas las mujeres que participaron en este taller. Gracias a las víctimas y a los victimarios.
Todos pertenecemos!