martes, 9 de octubre de 2012

A propósito de las elecciones del 7/10

Mi meñique muestra que cumplí con Venezuela
Tengo dos dias recuperándome....ante todo soy humana y siento y padezco. El resultado no fue el esperado, las expectativas demasiado altas, la ilusión de un cambio para la otra mitad de la población del país también era muy alta. Por eso el golpe fue duro, a más altas expectativas, mayor es la decepción.

Siempre lo digo en mis talleres...es mejor no hacerse ninguna idea o película en relación con el resultado del taller al que asistan. Lo mismo para las consultas de Psicoterapia o la Constelación en privado.

Vamos a darle una mirada al resultado, digamos SI y sigamos adelante....nunca es más oscura la noche que justo antes del amanecer....nada de lo que sucede está fuera del Plan Divino y por eso es menester reponerse, seguir adelante, continuar con la labor, con la misión que nos fue encomendada y trabajar con ahínco, con fe y esperanza. ¡Todo esta hecho!

Si bien, más de la mitad de los electores votó a favor del actual régimen de Gobierno, la otra mitad mostró en las urnas electorales su negativa a continuar siendo gobernados por un Presidente que desconoce a los ciudadanos que no están de acuerdo con sus prácticas excluyentes. Ninguno de los dos grupos puede negar al otro, ambos merecen respeto y un lugar....En el Universo, en el Planeta, en Venezuela, ¡TODOS CABEMOS!

En mi misión diaria de sanación del alma de las familias, las personas que acuden a mi consulta y a los talleres de Constelaciones Familiares se dan cuenta que cuando excluimos a uno de los miembros de la familia -por las razones que sean- el alma de ese grupo familiar termina siendo afectada y el amor no fluye....el sistema comienza a fallar.
Amanecer sobre el rio Orinoco (Pto. Ordaz)

MIRAR HACIA ADENTRO

Lo mismo sucede con el ALMA DE VENEZUELA. Desde el inicio de nuestra historia aprendimos desde el dolor: la opresión de los indígenas, la esclavitud, la guerra de independencia, la guerra federal, las dictaduras; un conjunto de situaciones que nos muestran que desde el dolor, desde la exclusión el aprendizaje es más largo.

Llegó el momento de hacer otras cosas, no podemos seguir haciendo lo mismo, porque obtendremos los mismos resultados. Llegó el momento de CAMBIAR.

La tarea es soltar el dolor y aprender desde el AMOR. No es tarea fácil: estamos tan acostumbrados a estar de una manera que nos cuesta probar de otra. Pero, tranquilos, SE PUEDE.

Las sociedades evolucionan superando dificultades. Estamos en las puertas de un salto cuántico y hay quienes se resisten y hay quienes quieren llenar tu corazón de odio y desesperanza; no lo permitas; pues si lo permites entonces ELLOS ganaron y TU perdiste.

La invitación es a levantarte y continuar. Buscar la dicha y la paz interna, sonreir y seguir adelante. No es momento de rendirse, es momento de reconciliarnos con nosotros mismos, mirar el sistema y darnos cuenta del lugar que ocupamos en él.