domingo, 7 de agosto de 2011

¡Ser feliz es una decisión!

"Las Constelaciones actúan cuando uno las deja exactamente de la manera en que las vió. Cualquier discusión sobre su contenido destruye la imagen" Bert Hellinger
Una de las dudas que surgieron en la sesión de Constelaciones Grupales que por siete horas tuvimos el sábado 6 de agosto en el Centro Holístico For You fue la manera cómo la imagen resultante en cada trabajo podría convertirse en realidad (en caso de que tuviera un final feliz) y la respuesta es: ¡No hay nada que hacer! Sólo dejar que la energía fluya y el alma haga lo que debe hacer.
Bert Hellinger lo describe de esta manera: "Las Constelaciones actúan cuando uno las deja exactamente de la manera en que las vió. Cualquier discusión sobre su contenido destruye la imagen.Lo mismo aplica cuando uno acaba de trabajar, alguno del grupo se le acerca a preguntarle: ¿cómo te ha ido? ¿qué harás ahora? Lo que están haciendo es picotear su alma. Es fatal, invadir de esta manera el alma de otra persona como si tuviéramos el derecho a hacerlo. Ninguna persona tiene el derecho de hacerlo. Tampoco sirve intentar consolarlo. La persona es fuerte. Quien intenta consolar, es débil. Éste es en realidad quien no soporta el dolor del otro. Porque en el fondo no quiere consolar al otro, sino que utiliza al otro para consolarse a sí mismo.

No hay que interferir. Y eso es válido para todo este trabajo. La persona misma tampoco debe actuar inmediatamente tras una Constelación. Así no funciona. La imagen tiene que descansar en su alma. A veces durante mucho tiempo, quizás medio año o más. Y uno no hace nada para cambiar.

Las imágenes ya actúan, simplemente estando. Y al cabo de un tiempo en el alma se reúne la fuerza necesaria para hacer lo correcto. Aquello que es correcto y bueno será diferente de lo que uno ahora acaba de ver. El alma de la persona sabe mucho más todavía y al final uno sigue a su propia alma y así tiene plena fuerza.Por tanto, no sigue ni al terapeuta ni tampoco a esta imagen. Uno sigue a su alma. Pero esta imagen ha impulsado algo en su alma que posteriormente hace posible el actuar."

Sin embargo, en mi particular manera de facilitar las configuraciones hago hincapié en la importancia de vivir Aquí y Ahora, en vivir un día a la vez y en hacernos responsables de nuestro destino, o lo que es lo mismo: asumir nuestros "barrancos", entre ellos la decisión de ser feliz, o de sufrir y caminar por la Vida apoyados en nuestros propios pies. En mi trabajo de Constelaciones Familiares uso como herramienta adiciones la Psicoterapia Gestalt. Es decir, mis Constelaciones son Gestálticas, pues la cada vez más practicada opción de dejar todo en "manos de Dios" está lejos de tomar las riendas de nuestras vidas y vivir nuestro destino.

El, Dios, lo que quiere, lo que espera de cada uno de sus hijos es que seamos capaces de hacerle frente a aquello que nos molesta, a aquello de lo que estamos "hartos" y que arrastramos como cadenas por años y años. El Yo Superior lo que procura es que cada uno de nosotros escuche su propia Alma y actué en consecuencia. !Todas las respuestas están dentro de nosotros mismos, sólo tenemos que aprender a escucharnos!

Y así es! Si, Si, Si y mil veces Si.

¡Gracias al Espíritu Santo por estar siempre presente en cada movimiento, a los ángeles guardianes, a los arcángeles y a las energías del Universo!

Desde este espacio quiero felicitar a los valientes participantes de este ejercicio de PAZ, y que su Alma los lleve a lo solución de las situaciones actuales que decidieron encarar con una Constelación Familiar. Un abrazo de luz!