lunes, 18 de octubre de 2010

¿La pareja es para siempre?


En las recientes semanas he estado trabajando con parejas que han hecho crisis. En consecuencia mis lecturas están, en su mayoría, dirigidas al tema; para pulir aquello que ya conozco y descubrir nuevos caminos en la terapia de parejas. En ese buscar y mirar encontré este interesante texto que quiero compartir con Uds. tengan o no tengan pareja, tengan o no tengan conflictos en su relación.

¿Se acabó el amor? ¿Ultimamente las cosas no andan muy bien en su relación?. ¿Será una etapa pasajera o es el principio del fin? ¿Es que se terminó el amor que los unía? Los expertos aseguran que existen señales de alerta cuando el amor comienza a requerir que tomes las riendas.

Comezones de siempre
“Los rompimientos suelen ocurrir en los primeros nueve a 12 meses de relación, pero también se presenta otra etapa difícil a los tres años. Si pasado este tiempo la pareja logra superar las diferencias, entonces deberá prepararse para ‘la comezón del séptimo año’ “, dice Susan Bradley, autora de 90 Quick Cures for Your Love Life (90 Curas Rápidas para Tu Vida Amorosa).

Bradley, además, señala que las separaciones también pueden suceder cuando la pareja enfrenta grandes cambios en su estilo de vida. La llegada de un hijo o, por el contrio, el alejamiento de un hijo; la pérdida del trabajo o una enfermedad, pueden servir como detonante de una separación.

Los primeros síntomas
¿Existen señales claras de que una relación está fallando? Susan Bradley y Paul Falzone, fundador de las organizaciones The Right One y Together (ambas especializadas en encontrar a la pareja ideal), te dan algunas pistas de cuando tienes que empezar a pensar en recuperar la pareja:

-La pareja comienza a pasar mucho tiempo en actividades independientes.
-Cada uno tiene su grupo de amistades diferentes.
-Falla la comunicación.
-La intensidad y frecuencia de las peleas aumenta o, por el contrario, aparece un gran silencio.
-Tu pareja ya no hace contacto visual contigo. La conexión que había antes era palpable. Inclusive, podías perderte en su mirada. Pero ahora las ventanas de su alma están cerradas para ti.
-Cuando se besan (si es que siguen besándose) ya no hacen “tilín”. Besar y hacer el amor son el cimiento de la relación. Cuando este área se desintegra, el barco comienza a hundirse.
-Momentos que antes eran románticos pierden su esencia. Una cena no es más que un momento para ingerir alimentos.
-La risa brilla por su ausencia. La diversión y los juegos son esenciales para que un romance sea próspero.
-Tu pareja siempre está ocupada los fines de semana. Cuando quieres ir a un lugar, tu amor no está disponible o simplemente no está interesado en acompañarte.
Tácticas para recuperar el amor
Leslie Karsner, consejera de parejas y autora de Long Distance Romance Guide, aconseja no tirar la toalla (yo también): “En primer lugar hay que tener claro que existe una diferencia entre el amor, el romance y la pasión. Si sientes que has perdido el romance, pero aún amas a la persona con la que estás, entonces hay muchas tácticas que puedes intentar”.

Según Karsner, éstos son algunos de los posibles pasos a seguir para recuperar la pareja:

-Determina cómo te gustaría que la relación fuera, luciera y se sintiera, creando una visión completa en tu mente.
-Evalúa qué necesitas agregar a tu propia relación para llegar a ese nivel. Es buena idea escribirlo y darte unos días para ir actualizando tus requisitos.
-Evalúa cuánto esfuerzo le pones a tu relación. El romance requiere un esfuerzo constante.
-Crea un plan personal de reconquista y cada día haz algo para intensificar el romance entre ustedes dos.
-Practica la táctica “Obsequio”. Esta abarca gestos románticos como enviar flores, tomarse de las manos, citas sorpresivas y espontáneas. Todo lo que signifique tener rituales especiales.
-Consultar a un experto o a un consejero de parejas siempre es una opción.

Luchar tiene un límite
¿Se debe luchar por mantener ese amor y recuperar la pareja? Susan Bradley señala que reconstruir una relación es como remodelar una casa: “Toma más tiempo del planeado, cuesta más de lo que figuraste, es más desastroso de lo que anticipaste y toma más determinación de lo que esperabas. Pero vale la pena”.

Si esto que acabas de leer te hace "ruido" puede que estés pasando por una situación difícil en la relación de pareja. Busca ayuda, siempre vale la pena hacer un último esfuerzo antes de tirar la toalla.