lunes, 17 de mayo de 2010

Terapia Gestalt: Del vacío estéril al vacío fértil


La Terapia Gestáltica fue creada por Frederick S. Perls y su esposa Laura en 1940 pero se hace conocida una década después dentro de la corriente humanística-existencial y fenomenológica. Perls, se dio cuenta de que era una manera de ver la vida "demasiado buena para reservarla sólo para los pacientes". Ya sea cono terapia o adoptada como filosofía de vida, la Gestalt es efectiva en breve plazo y sus resultados profundos y permanentes. Este enfoque holístico (el todo es más que la suma de sus partes) concibe a la persona como una totalidad Integrada por mente, cuerpo y espíritu inmerso en su entorno.
Claudio Naranjo uno de los seguidores más relevantes de Perls señala a la Gestalt como un proceso terapéutico que facilita "la transformación del vacío estéril en vacío fértil". Así como un campo despojado de malezas ha dejado, tras ardua labor, un vacío propicio para la siembra, así quien busca un cambio en su actitud, irá desterrando, con la ayuda del terapeuta gestáltico, todo aquello que lo ha alejado de sí mismo y que lo estanca en un recurrente malestar.
Objetivos de la terapia Gestalt:
*Tomar conciencia de los aspectos negados de mi personalidad y así aceptar íntegramente quien soy.
*Cerrar situaciones inconclusas del pasado que interfieren mi presente y me restan energía.
*Darme cuenta de mis necesidades, deseos e intereses genuinos, aunque a veces se contrapongan a las exigencias de los demás.
*Pasar del apoyo externo al auto apoyo.
*Aprender a responder a lo que me sucede en forma creativa para no volver a tropezar siempre con la misma piedra.
*La terapia Gestáltica produce cambios profundos en breve tiempo, favorece el proceso de integración de la personalidad desde el Autoconocimiento y el despliegue de las potencialidades
*Tener una vida más satisfactoria y ser auténtico con uno mismo y con los demás enriqueciendo nuestros vínculos.